Tag Archive | marvel

Capítulo ∞ – 17

tumblr_n3lylihBHH1s1lszmo1_500El cúmulo de emociones que sintió cuando encontró a Buck apresado en la presa hidráulica había sido como un juego de niños comparado con el tumulto incontenible de sensaciones que recorrían su cuerpo de pies a cabeza. Todo había terminado. Por fin, aquella estúpida guerra a la que habían sido empujados para que alguien obtuviese algo mucho más que dos bandos había llegado a su fin. Las consecuencias habían sido nefastas. Las bajas innecesarias. Pero todo había acabado. Ya no habría más peleas entre él y Stark. Entre Romanoff y Barton. Entre Wanda y Visión.

Continue reading

Capítulo ∞ – 15

tumblr_nxyulan96y1uuvkd9o1_1280Tal y como Furia le aseguró, fue el primero en saber cuándo terminó la misión en la que habían mandado a Wanda de infiltrada. Había sido algo terriblemente fácil para cualquier espía: camuflarse, vigilar, obtener información. Sin embargo, ella no era una espía. Ni siquiera la consideraba una luchadora pese a que tuviese casi tanto poder como Visión. No. Para él Wanda era la pequeña princesa de Sokovia que pasaba sus ratos libres junto a él, tratando de alejar de sí aquel vacío que aún un año después arrastraba por la muerte de Pietro.

Continue reading

Capítulo ∞ – 14

tumblr_nuz47xl3nX1uuvkd9o1_500Se despertó por segunda vez aquella noche con el corazón latiendo tan fuerte que lo sentía en cada parte de su cuerpo y con las sábanas pegadas a la piel, empapadas en sudor. No sabía qué hora era, pero tampoco importaba. Nunca lo hacía cuando los recuerdos de los muertos volvían a molestarle en forma de sueños. En forma de sus caras descompuestas acusándole de haber acabado con sus vidas.

Continue reading

El Soldado de Invierno: la caída de Hydra

Sin título-14.

“Es increíble”

“¿El qué es increíble, Wanda?”

La voz de Natasha así como su perfume llegaron hasta ella consiguiendo traerla de vuelta a aquella sala de la Torre Stark. No sabía el tiempo que llevaba tratando de encontrar una explicación razonable al hecho de que no fuese capaz de adentrarse en la mente de la mujer que el sargento Barnes había llevado hasta allí, sedada por un potente calmante y con una pijama de raso como única prenda que cubriese su cuerpo pequeño y de aspecto frágil.
Continue reading

El Soldado de Invierno: La caída de Hydra

Sin título-13.

Aquella noche no podría ir peor. Podría haber elegido cualquier otro día para ir a por la doctora, pero no. Estaba tendido en una azotea frente a su casa, empapado de pies a cabeza y luchando por no estornudar y así delatar su posición. La mujer con la que vivía había salido de la casa, y él había aprovechado para colarse en la casa tras tumbar los sistemas de seguridad, gracias a Stark y sus juguetes, pudiendo así investigar las zonas en las que llegado el caso, su objetivo podría usar para esconderse. La verdad, tenía una casa bastante austera. Pero había algo en ella que incitaba a entrar por su aspecto acogedor. Era un hogar. Algo que no había tenido desde que se fue a la guerra, porque ya fuese para un bando u otro, le utilizaban para lo mismo. También había descubierto que aquella casa no utilizaba electricidad normal, sino que un generador p
arecido a los que Stark había inventado para llevarlos a la periferia y hacer que las familias más pobres pudiesen tener al menos luz, ya que la energía de la torre salía del reactor ARC.
Continue reading

El Soldado de Invierno: La caída de Hydra

Sin título-12.

El reloj digital de la consulta le indicó que era hora de volver a casa cuando al cambiar de las 19:59 a las 20:00 horas la suave alarma que imitaba el sonido de un río fluyendo, ya que era lo suficientemente relajante como para que el paciente que estuviese con ella no se sobresaltase al escucharla si estaba en medio de alguna sesión o terapia de inducción neuronal, le hizo apartar la vista del ordenador. Sin embargo, aquella tarde había terminado antes que de costumbre, por lo que se había puesto a indagar a través de internet lo que estaba ocurriendo en la ciudad porque había escuchado comentar no solo a sus compañeros de trabajo, sino también a sus pacientes, que desde hacía un par de meses habían comenzado de nuevo las extrañas desapariciones que todo el mundo adjudicaba a los patrulleros de Hydra, quienes se encargaban de “aleccionar” a todos los que estuviesen en contra del nuevo régimen político que habían establecido. Y, tal y como temía, lo que encontró a través de las diferentes páginas y redes sociales no era muy alentador. De hecho, algo en su interior le dijo que debía de tener cuidado con su propio trabajo y ser más discreta ya que últimamente habían pasado por su consulta demasiadas personas que querían protegerse de la altísima manipulación que se llevaba a cabo en los colegios ya que los profesores trataban de inducir a los niños y adolescentes ideas pro Hydra para que se uniesen a sus filas aun siendo menores de edad. Y, por ese mismo motivo, muchos padres asustados acudían a ella recomendados por otros para proteger las frágiles mentes de sus hijos porque no querían que acabasen empuñando las armas, y menos aún para un régimen en el que no creían.
Continue reading

El Soldado de Invierno: La caída de Hydra

Sin título-11.

En cuanto sus ojos se abrieron en aquella sala aséptica, dolorido y casi sin poder moverse, descubrió que algo había salido mal en la misión, pese a que no fuese capaz de recordar el qué. No era más que una misión rutinaria. Solo captar enemigos del  régimen de Hydra y darles un castigo ejemplar para hacer que los rebeldes se afiliaran a la causa, por su bien. Sin embargo, se encontraba tendido en una camilla, rodeado de máquinas que le inyectaban el calmante suficiente como para dejar dormido a un caballo durante días, y una pequeña botella de la cual salía un tubo que se unía a la vía que ya tenía puesta y que no supo ubicar por el nombre. A esas alturas se había acostumbrado a todo lo que tuviesen para él. Sería una tontería negar que había pensado más veces de las que podía contar en suicidarse. Además, también había intentado arrancarse la monstruosidad que sustituía a su brazo izquierdo. ¿Tan mal soldado había sido, luchando por lo que él creía una causa justa, como para que su futuro estuviese teñido de sangre, dolor y miedo?
Continue reading